Mirar desde arriba.

En el año 1999, tuve la posibilidad de estar en Jerusalén. La ciudad tiene varios cerros y allí capté o entendí lo que, erróneamente, había leído en la Biblia, en cuanto al monte de Sión, por ejemplo, que lo ubicaba bien lejos de aquella urbe y la verdad que está al lado de la ciudad antigua de Jerusalén actual.  

Cuando hemos tenido la oportunidad de llegar a la cima de un cerro o montaña, viajar por avión, estar en el piso más alto de un edificio, nos sentimos atraídos por la visión  que estamos alcanzando. Las imágenes desde arriba cambian en comparación al lugar que lo hemos estado visitando en la parte inferior.

Hoy me quiero referir al momento que nos damos para ver las cosas desde arriba.

Hay varios aspectos que podemos superar cuando aplicamos esta técnica o este ejercicio. Por ejemplo está la fobia a las alturas o el vértigo. En la medida que hago mía esta realidad y la enfrento para superarla, salgo adelante (este tema en particular, ya fue tratado en un anterior artículo escrito aquí).

Cuando estoy en la parte alta de un lugar específico, me doy cuenta que mi visión cambia. Ya no es aquello que miraba todos los días y encontraba que estaba cayendo en una rutina. Ahora puedo observar que estoy en medio de varias posibilidades que están cerca de mí y puedo utilizarlas para superar mis crisis momentáneas.

Cuando estoy en la parte alta puedo darme cuenta que hay otros lugares o sucesos que no debo involucrar como parte de mi vida porque allí hay algo negativo que me afecta.

Cuando estoy en la parte alta hasta la respiración está más purificada.

Cuando estoy arriba, me doy cuenta que puedo superar aquello que abajo me cuesta más. El valor está en superar los obstáculos que se me presentan a diario.

Desde arriba revisa tus costumbres; son rutinas que te pueden aniquilar a diario o son actividades que te fortalecen tu persona.

Desde arriba revisa tus descansos: ¿serán los apropiados o le estoy quitando tiempo a mi propio cuerpo para que recupere su combustible, su descanso?

Desde arriba revisa tus entretenciones o momentos para el relajo: ¿los tengo, me hago el propósito de tenerlo a diario?

Desde arriba revisa tus logros personales de la semana.

Te indico también que hagas el ejercicio de mirarte tú, imaginariamente, desde arriba: ¿Cómo te ves?, ¿cómo son tus reacciones con aquellos que te rodean?, los lugares que recorres ¿son los indicados, dejas huella positiva tanto para aquellos que visitas como para ti?

Una o dos veces a la semana, te animo a que te dediques a mirar desde arriba.    

|

Comentarios

I'm really impressed with your writing talents and also with the layout for your weblog. Is this a paid subject or did you customize it your self? Either way keep up the excellent quality writing, it is rare to peer a nice weblog like this one nowadays..
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar